Cuando hablamos de storytelling nos referimos por supuesto al tipo de estrategia dónde las técnicas para conseguir clientes dependen de las emociones generadas. El storytelling cuenta tu historia y comunica tus valores.

Pero, ¿por qué no ir un nivel más que eso? Ya conoces tu historia, ¿por qué no envolverlos en una totalmente diferente? 

Una historia en la que se vean inmersos, donde el protagonista de esta no se centre en la venta, sino transmitir una idea que envuelva a tu audiencia hasta hacerla parte de la historia.

El Storyscaping te ofrece una alternativa diferente y con un diseño más amplio de lo que puedes generar para seducir a tu audiencia.

¿De dónde nace el Storyscaping?

En el 2014 se publicó un libro llamado Storyscaping: Stop creating Ads, start creating worlds.

Deja de crear anuncios y comienza a crear mundos.

Gastón Legorburu y Darren McColl se refieren al Storyscaping como el ambiente dónde un conjunto de conocimientos emocionales y el convenio generan acciones, donde el protagonista de esta historia es la conexión e interacción al punto de que la marca sea parte del mundo o historia del consumidor.

El viaje del héroe.

El Storyscaping conduce al cliente a través de una misión, un viaje en el cual vivirá la experiencia que deseas transmitir con tu marca, conocerá tus valores y compartirá los suyos.

La marca no es el héroe.

La marca pasa a ser el mentor que guía al héroe, en dónde el cliente desempeña el papel de protagonista.

El cliente definitivamente es el héroe de la historia.

Entonces, hay que entender que la historia que se debe contar es la que has vivido y no la que se nos ha dicho. Se deja de lado lo que se creía saber acerca del cliente, pensamos como si fuésemos ese cliente, analizamos su viaje y conectamos.

Es un viaje emocional.

No te olvides que todo esto va conectado con el proceso que hiciste para definir tu buyer persona. Este héroe lo conoces bien, lo estudiaste, lo analizaste y escogiste para este viaje.

¿Dónde comienza el viaje?

Imagina un protagonista que se embarca en un viaje, un relato dónde los conocimientos acerca de la vida, el comienzo, el camino y el destino son pilares para entender un poco más el Storyscaping.

Brand strategy.

El viaje inicia con la selección del mentor (marca).

El héroe es quién protagoniza el viaje pero, ¿quien lo dirige o que lo motiva? Es aquí donde el mentor (marca) entra en acción, ambos conectan y quieren alcanzar el mismo objetivo.

El cliente encuentra un propósito.

Consumer Insight.

El héroe (cliente) despierta una necesidad.

Entonces, el siguiente paso es: ¿Cómo ocurrió esa búsqueda de mentor? ¿cómo llegó? Es importante centrarse en el camino que los llevó al encuentro de estos dos personajes.

Product positioning.

En esta parte de la historia el mentor le otorga un regalo, el héroe en cuestión logra satisfacer el deseo inducido (necesidad) que impulsó el viaje a través del regalo.

Ya el producto se da a conocer.

Consumer Journey.

El héroe finaliza su historia volviendo a casa. Ya queda de su parte decidir qué hará con el regalo otorgado.

Entonces, ¿el cliente se conectará con este viaje? 

El viaje funciona para todas las estrategias.

Por ejemplo;

El viaje del héroe puede centrarse en aprender a maquillar. La marca (mentor) te provee de los medios, en este caso podría ser un curso donde aprenderás todas las técnicas, uso de productos, teoría y prácticas necesarias para implementar lo aprendido no solo en ti sino en otros. En el viaje podrías aprender a cómo cuidar tu piel, cómo emprender y convertirte en un profesional.

Hay una necesidad, un héroe, una misión y un destino.

Animales como héroes del viaje.

Whiskas es un perfecto ejemplo de que el héroe no se enfoca en la marca pero tampoco se centra en los humanos.

La marca tomó a los gatos como un héroe perfecto donde hablan sobre sus cuidados, hacen videos referencias a memes con contenido de valor, información para quienes desean adoptar un gato, entre muchas cosas.

¿Adivinen quién logró conmover a los propietarios de gatos en el mundo? 

Whiskas lo hizo. Es un ejemplo que demuestra la versatilidad de cómo se puede utilizar al héroe para llegar al cliente, enfatizar con sus necesidades y lograr un éxito rotundo.

El Storyscaping conecta las historias al igual que Marvel.

El universo del Storyscaping es muy amplio, ¿quien dice que las historias deben tener un único final o detenerse en ese único capítulo?

El Storyscaping te permite conectar todas las historias, los clientes no se quedan cortos con las necesidades o experiencias, puedes ampliar y dar el giro necesario, finales inesperados y un cambio de enfoque que siempre conduzca al mismo objetivo.

¡Esto puede parecerse a las películas de Marvel! 

Cada una conectada con la otra, desde finales que te llevan a una siguiente película hasta personajes que enfatizan con el público y generan nostalgia o quizás ese toque de fantasía que a veces necesitamos.

Sé muy creativo, juega con las estrategias, crea mundos, une a tus clientes y mantén todo conectado. La coherencia no debe pasarse por alto.

En conclusión.

¿Estás listo para que tú cliente sea el héroe de esta historia?

 Entonces entiende que es el personaje más importante del viaje, sin él no hay historia, no hay transacción ni experiencia que iniciar.

El cliente es la estrategia principal.

El Storyscaping es un vía para conectar directamente con el cliente, entrar en su cabeza y profundizar en sus necesidades adaptadas a un mundo que puedes crear para ellos. En ese mundo lideran la historia, la viven y generan emociones con la marca.

Es un viaje.

La meta del Storyscaping es una pero se adapta a todas las estrategias y temas. No hay limitaciones mientras sigas todos los principios que el Storyscaping anuncia, así mismo es importante realizar toda la investigación preventiva para quienes aún no tienen idea de quién es su héroe en cuestión.

Habla de lo que sientes no de lo asumes.

Entonces, ¿quieres iniciar este viaje?